Inicio » Películas y Series » La Economía puede ser entretenida: The Big Short (Review)
La Economía puede ser entretenida: The Big Short (Review)

La Economía puede ser entretenida: The Big Short (Review)

Spread the love

La última obra dirigida por Adam McKay se codea con las grandes producciones del cine americano en la carrera al Oscar apostando al drama cómico y satírico, usando los años previos a la crisis financiera mundial del 2008 como escenario.

1401x788-BGS-02959R__

Cuatro individuos vieron lo que los grandes bancos, los medios y el gobierno de los Estados Unidos, decidieron no ver: el colapso de la economía mundial. Sus atrevidas inversiones los llevan al centro de los grandes bancos en donde deben cuestionarlo todo y a todos. Adam McKay elige el tono correcto y apropiado para llevar a cabo la historia de una manera dinámica sin que se pierda el drama en la comedia el cual propone el director.

Este año, los premios Óscar se ponen interesantes, especialmente por la pugna por llevarse el premio a mejor película. Tras ganar el premio a mejor película otorgado por el sindicato de productores (PGA), y llevarse el premio a mejor guión adaptado (la película está basada en el libro homónimo de Michael Lewis) por el sindicato de escritores guionistas de los EEUU, The Big Short suena como candidato a llevarse con el premio.

¿Cuál es la fórmula?

Es una verdad irrefutable que muchas veces la realidad puede superar a la ficción. En el nuevo milenio los documentales que sacaron a la luz verdades escondidas por ciertos sectores económicos y/o el gobierno se volvieron un “boom”. Recordemos también los excelentes documentales que se realizaron sobre la crisis económica mundial del 2008  como “Inside Job”, el cuál generó cierto revuelo en su momento.

En lo que posiblemente difiera esta obra de ficción a diferencia de “Inside Job” es que, tal vez muchas personas que quedaron dormidas tras ver el documental  podrán disfrutar del vocabulario económico y los números sin-sentido gracias al excitante ritmo de la película, el montaje excepcional y vanguardista con imágenes de la cultura pop haciendo referencia al caos social y al consumismo, el acertado elenco con sus respectivas interpretaciones que nos harán reír sobre la situación real que atravesó el mundo, pero nos dejará reflexionando al final de la película.

maxresdefault

Es interesante que la productora de Brad Pitt, “Plan B Entertainment” esté produciendo por lo menos una película relacionada con periodos oscuros de la historia norteamericana por año. En el 2013 contamos con “12 Years A Slave”, en el 2014 con “Selma” y este año se anima a producir a un tema al cuál no era ajeno, ya que Brad Pitt estuvo como protagonista y nominado al Óscar con “Moneyball”. Como en “12 Years A Slave” la actuación de Brad Pitt se hace esperar a lo largo del film para deslumbrarnos con su interpretación de un hombre que representa al hombre posmoderno despierto común.

Una de las claves de la producción fue la elección del reparto de la película. Los cuatro actores principales protagonizados por Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling y Brad Pitt son personajes muy ricos y distintos. Cada uno con una personalidad particular y/o excéntrica.

 

bigShort4

Christian Bale, nominado al Óscar este año como mejor actor de reparto, cumple su labor interpretativa de manera excepcional al asumir el papel de Michael Burry, un neurólogo con síndrome de Asperger fundador y gestor de fondos de cobertura de distintas empresas, el cual concibe con tres años de anticipación la extrema inestabilidad económica del mercado inmobiliario estadounidense. A pesar de ser un personaje con una personalidad muy lógica debido al síndrome, rápidamente uno se siente próximo a él, tal vez por la empatía que uno siente con el personaje con respecto a la incomprensión de los demás, la misma que todos sentimos alguna vez (o siempre) en nuestras respectivas vidas.

La estupenda actuación de Steve Carrell ya no es más una sorpresa para mí ni tampoco para la crítica mundial gracias a su labor en la serie “The Office” y a su mejor trabajo reciente en una película, y tal vez el mejor de su carrera; “Foxcatcher”. Esta vez interpreta a un hombre que sufre de ansiedad y que probablemente odia su trabajo, aunque lo niegue. Ryan Gosling trae con su personaje, elegancia y lo que no puede faltar en un ambiente corporativo donde se toman grandes decisiones: asertividad.

Los cameos de personas reales fue una propuesta de Adam McKay para aportar mayor dinamismo, especialmente en aquellos términos económicos que pueden parecernos complicados. Aparte da una riqueza invaluable al tener en cuenta que se trata de una película compitiendo en los Óscar donde no solemos ver películas que se alejen del relato clásico y donde muy poco se utilizan técnicas como romper la cuarta pared. Además es inevitable ponerse serio tras ver el cameo de Selena Gómez explicando que son los CDO sintéticos… no creo que nadie quiera considerarse tan parte del rebaño al tratarse de un referente de la cultura pop teen.

actores-big-short

 

Conclusión

The Big Short es una película que puede ser disfrutada por cualquiera, se requiere un poco de paciencia pero por sobre todas las cosas, interés. No es una típica película americana donde todo está servido, la atención también es importante para que la película pueda ser entretenida y finalmente didáctica.

Puntaje : 4/5

Comentarios