Inicio » Mundo » Somos parte de la versión que nunca le importó a nadie
Somos parte de la versión que nunca le importó a nadie

Somos parte de la versión que nunca le importó a nadie

Al igual que sucedió con Los Violadores o Todos Tus Muertos, desde el mismo momento en que Responsables No Inscriptos llegó a mis oídos me enganché a primera escucha con la banda. Específicamente con la obra “Guía para combatir las causas de la infelicidad”, disco que llama la atención desde la misma portada por el arte que consiste en palabras escritas en el contorno de un cuerpo humano.

Recuerdo que grande fue mi sorpresa al descubrir entre los nombres de los integrantes a nada menos que Gamexane, el fallecido guitarrista de Todos Tus Muertos, quien fue parte de la composición y grabación tanto de este disco como del anterior “El juego o la vida”. Recuerdo que al escuchar de un tirón y en su totalidad “Guía para…” dije al amigo que me pasó el dato: “Me conozco, viejo. Me voy a colgar con los Responsables”. Y vaya que fue así.

Lo siguiente fue enterarme que personas cercanas mías estaban manejando la idea de traer a la banda a Asunción. Era el espíritu del do it yourself que se materializaría en aquello de que si realmente querés ver a una banda en tu ciudad, no esperes a que alguien los traiga, sino hacelo vos mismo.

El hecho de poder ver sobre un escenario a esa banda que se ganó a uno en tan poco tiempo se convertiría en una de las mejores experiencias que podrían suceder.

La Fiesta Circular fue ideada como un evento que consistía en diversas ferias basadas en la autogestión que contaría con la presencia de DJ’s y las bandas locales Mente Salvaje, Repudio y Vecindad Autopsia junto a Responsables No Inscriptos, uno de los más interesantes nombres de la escena argentina que visitaba Asunción directamente desde Buenos Aires tras telonear a principios del año a Bad Religion y Misfits.

Que todo está inventado se ha dicho muchas veces. Sin embargo, Responsables No Inscriptos se las ingenian para dar una vuelta de tuerca al estilo que hacen teniendo entre otras particularidades tres guitarras en la banda más los teclados que le dan una impronta muy personal, puntos con los que quizás se ganaron el hecho de ser definidos como intérpretes de swing punk.

El delgado y alto vocalista desde el escenario dice sentirse muy honrado de tocar en Asunción. Es el mismo hombre de mirada honesta por quien pasa el concepto de Responsables No Inscriptos. El espíritu punk en la banda lo lleva Batra quien machaca desde el bajo y hace los coros que encajaban de manera perfecta con la voz de Gustavo López.

Desde la batería Christian Fabrizio lleva adelante el pulso de la banda sin tomarse un segundo de respiro. Santiago Marina y César Fragale se encargan de imprimir los punteos punks y arreglos sutiles desde las seis cuerdas, respectivamente.

Mientras que Maia adorna todas las canciones con las secuencias que lanza desde su teclado. Sin olvidar, por supuesto, como pieza fundamental en el desarrollo de la agrupación a Horacio “Gamexane” Villafañe y su guitarra.

Gustavo López nos decía desde el escenario: “Venir a Asunción fue una de las mejores cosas que le pasó a esta banda. Somos un grupo de amigos que transitamos un camino muy difícil que es el de la autogestión”. El cierre llegó con “Guía para combatir las causas de la infelicidad” y “Código Da Blinsky”. Fueron 18 canciones directas a la cabeza y al corazón de todos los presentes.

“Guía para combatir las causas de la infelicidad” es una de esas joyas que deberían tener un mayor reconocimiento. La conclusión luego de su visita a Paraguay es la misma a la que llegué tras escuchar el disco por primera vez: el rock argentino vive en el under con bandas que tocan en pequeños lugares. Uno de los más claros ejemplos son Responsables No Incriptos.

Responsables No Inscriptos presenta oficialmente “Guía para combatir las causas de la infelicidad” este viernes en Buenos Aires. Excusa perfecta para recordar en videos su paso por Paraguay un par de meses atrás. Por Roque Martínez

Comentarios