Inicio » Musica » Enrique Iglesias, más sensible que nunca: “Sufrí mucho”
Enrique Iglesias, más sensible que nunca: “Sufrí mucho”

Enrique Iglesias, más sensible que nunca: “Sufrí mucho”

A la hora de hacerle una entrevista a Enrique Iglesias, es habitual que no se pueda hacer ni una sola pregunta sobre la relación con su papá, Julio. Pero hoy, el cantante de 44 años, está más abierto y dejó ese tema tabú atrás. En conversación con el diario español El País, habló de todo.

“A los 18 años me separé de mi familia por completo. Y fue difícil. Me fui y durante diez años no tuve absolutamente ningún contacto con mi padre. No empecé a tener contacto con él hasta que falleció mi abuelo. Son muchos años. Sufrí mucho. Pero lo que sentía por mi música me daba fuerza. Y, sobre todo, perseguía el objetivo hacerlo a mi manera”.

​Apenas cumplida la mayoría de edad el intérprete de Bailando, hizo las valijas y se fue de su casa porque sabía que a su padre no le iba a gustar la decisión de dedicarse a la música.

“Me fui a vivir a Canadá. Sin pensarlo mucho. Me fui allí porque sabía que era como vivir en Estados Unidos, pero no conocía absolutamente a nadie y me podía concentrar en mi música y trabajar”.

Adiós a la enemistad entre padre e hijo.

Adiós a la enemistad entre padre e hijo.

Después de que el padre de Julio y abuelo de Enrique muriera en 2005, Julio y Enrique decidieron volver a reencontrarse, pero la relación entre padre e hijo no fue la más cercana. Se veían poco, y hablaban de vez en cuando. Julio nunca fue a un concierto de Enrique y Enrique dice haber presenciado alguno de su papá, cuando era chico.

El vínculo mejoró este último tiempo, sobre todo después de que Enrique se convirtiera en padre de los mellizos Lucy y Nicholas junto a la ex tenista Anna Kournikova (en 2017).

“Mi padre es un tío muy competitivo. Y yo, en cierta manera, también”, dijo el artista. “Nos tenemos un respeto mutuo, más ahora que hace 25 años. Es mi padre y lo quiero con toda mi alma. Lo respeto y lo admiro y hasta en parte entiendo las cosas que ha hecho en su carrera y en su vida personal”.

Enrique Iglesias y sus bebés, los mellizos Nicholas y Lucy.

Enrique Iglesias y sus bebés, los mellizos Nicholas y Lucy.

Al ser interrogado sobre cómo es criarse sin la figura paterna dijo: “Ahora lo pienso más. Lloré mucho en el inicio. Hubo un momento en particular. Me fui a San Francisco a mezclar mi primer disco. Estuve un mes allí. Recuerdo regresar al hotel, estar ahí solo y ponerme a llorar. Y pensar: ‘¿Qué estoy haciendo? he perdido el contacto con mi familia por completo’. Porque afectó a todos. Sobre todo con mi padre, pero también con el resto de la familia”.

Sus primeras canciones las grabó con 500 dólares, plata que le prestó Elvira Olivares, La Seño, la persona que lo cuidaba (a él y a sus dos hermanos). Envió los temas a una compañía con el nombre de Enrique Martínez, y diciendo que era de Guatemala, para ocultar su verdadera identidad.

La compañía vió talento en él y decidieron firmar un contrato. “Enrique le envió el disco a su padre y este dijo que era una porquería, que no iba a llegar a nada. Que el que sabía de música era él y que debería apoyarse en él. Creo que ahí se equivocó Julio”, dijo Alfredo Fraile, de 76 años, quien fue el manager de Julio Iglesias desde 1969 hasta 1984.

Julio Iglesias le dijo a su hijo que su música era una porquería. Hoy Enrique ya tiene vendidos 180 millones de discos. (Foto: AP).

Julio Iglesias le dijo a su hijo que su música era una porquería. Hoy Enrique ya tiene vendidos 180 millones de discos. (Foto: AP).

Enrique también se refirió a Javier Sánchez Santos, el hijo de Julio Iglesias que buscaba que lo reconocieran y que logró que la Justicia fallara a su favor. “¿Cómo le sienta lo del nuevo hermano?”, le preguntó el periodista: “No me preocupa. Esto llama más la atención porque mi padre es muy famoso, pero eso son cosas que pasan en las familias. ¿A usted no le ha pasado?”.

 

Julio Iglesias y su esposa Isabel Preysler se divorciaron en 1978. Tuvieron tres hijos, Chábeli, Julio José y Enrique, que se quedaron a vivir en España junto a su madre. 

En diciembre de 1981, ETA (una organización independentista del País Vasco que utilizaba el terrorismo como forma de actuación política) secuestró al padre de Julio Iglesias y abuelo de Enrique. Fue liberado 20 días después. Julio e Isabel decidieron que los tres chicos se alejaran de España, por miedo a otro hecho de inseguridad y a la exposición mediática. En ese momento, cuando Enrique tenía seis años, se fue con su padre a Miami y nunca más volvió a vivir en España.

 

 

 

 

MZ

Comentarios