Inicio » Musica » Elton John: “Tuve cáncer de próstata” – 07/10/2019
Elton John: “Tuve cáncer de próstata” – 07/10/2019

Elton John: “Tuve cáncer de próstata” – 07/10/2019

“Los médicos dijeron que me quedaban 24 horas de vida”. Esa frase letal de Elton John -que figura en su autobiografía, la cual lanzará el 15 de octubre- sorprendió a miles de fans. El cantante de 72 años guardó por dos años un grave problema de salud y se animó a volcar esa experiencia de vida a la que superó. “Tuve cáncer de próstata”.

Reginald Kenneth Dwight -su verdadero nombre- decidió que era tiempo de “desnudarse” ante el público y lo hizo en su libro de memorias que ya captó la atención de medios periodísticos del mundo. El artista cuenta en esas páginas -y en primera persona- algunas facetas de su vida y revela, además, los motivos por los que estuvo más de siete años sin hablarse con su madre.

El diario británico Daily Mail se encarga de recoger algunos de estos fragmentos. “En el hospital, solo, a altas horas de la noche, recé: ‘Dios, no me dejes morir, déjame ver a mis hijos otra vez, dame un poco más de tiempo'”, detalló Elton.

Elton John y su autobiografía, "Me".

Elton John y su autobiografía, “Me”.

John se enteró de su enfermedad el mismo año de la muerte de su madre (2017). Fue tras un chequeo médico de rutina. Y tomó la decisión de no someterse a una quimioterapia. “Preferí una complicada cirugía para extirpar la próstata, cortar por lo sano”, admitió. Era esa opción en lugar de enfrentarse a “docenas de visitas al hospital”.

Según se lee en el capítulo del libro, su estado era tan grave que desde el hospital avisaron a su marido que podía pasar lo peor. “Los médicos le dijeron a David que me quedaban 24 horas de vida. Si la gira por Sudamérica hubiera durado un día más, estaría muerto”. Fueron 11 días de internación, recibió el alta y pasó otras siete semanas recuperándose en su casa.

Elton John y una autobiografía que promete récord de ventas. (AP).

Elton John y una autobiografía que promete récord de ventas. (AP).

Desde entonces, un giro en su filosofía de vida: más tiempo junto a David Furnish, y a sus dos hijos, Zachary, de nueve años, y Elijah de seis. Por eso la decisión de la despedida artística. Desde el año pasado y hasta 2020 Elton John se encuentra sumergido en su gira del adiós, que empezó en septiembre de 2018 y termina en 2020 con más de 350 conciertos en los cinco continentes. Luego de ese intenso peregrinaje, silencio y más vida doméstica. 

Su madre, Sheila Farebrother, representa un capítulo vital y complejo de su libro y su vida. “Ella siempre fue crítica. Si hacía un nuevo álbum, era una basura; si compraba un cuadro, era muy feo; si tocaba en un concierto solidario, era la actuación más aburrida a la que había asistido que se salvó por la participación de otro artista”, cuenta el artista. Así, se produjeron dos distanciamientos de ella: cuando dejó de trabajar con su asistente personal, Bob Halley, y cuando se casó con su pareja y padre de sus dos hijos, David Furnish, en 2014.

“Pasar tiempo con ella era como invitar a almorzar o de vacaciones a una bomba sin detonar: siempre estaba histérica, como cuando yo era niño. Para cuando nació Zachary, ya no nos hablábamos en absoluto. Un periodista, en busca de la primicia, le preguntó a mi madre sobre cómo se sentía al no conocer a su primer nieto. Y ella dijo que no le molestaba porque nunca le habían gustado los niños”, dispara Elton en el libro.

La pésima relación no fue excusa para el artista, quien dice no haberle hecho faltar nada a su madre: “Me aseguré de que la cuidaran. Cuando quiso mudarse a Worthing, le compré una casa nueva. Pagué por todo; me aseguré de que tuviera la mejor atención cuando tuvo que operarse de la cadera… Subastó los regalos que yo le había hecho, sus joyas…todo para fastidiarme a mí… Fue triste pero yo ya no la quería en mi vida”.

Elton John en la presentación de Gucci en Roma en mayo pasado. (EFE).

Elton John en la presentación de Gucci en Roma en mayo pasado. (EFE).

Un día se enteró de que su madre estaba enferma. “La invité a almorzar. Su respuesta fue ‘Yo también te quiero, pero no me gustas en absoluto'”.

“Ella nunca fue una madre cariñosa pero, más allá de la mala racha entre nosotros, hubo momentos en los que me apoyó y en los que fuimos felices”.

John parece haber decidido contar la verdad de su vida este año. Adiós a los prejuicios y al miedo a la crítica. Este año se sinceró sobre su gran adicción, el alcohol: “Hace 29 años era un hombre destrozado. Finalmente reuní el coraje para decir tres palabras que cambiarían mi vida: ‘Necesito ayuda'”, explicó en Instagram hace unos meses, al celebrar que en 1990 decidió ponerse “sobrio”. Y agregó: “Gracias a todas esas personas desinteresadas que me han ayudado a lo largo de mi camino a la sobriedad. Estoy eternamente agradecido”.

 

 

 

Comentarios