Inicio » Mundo » El Otro Yo celebró su pasado en un intenso show en Asunción
El Otro Yo celebró su pasado en un intenso show en Asunción

El Otro Yo celebró su pasado en un intenso show en Asunción

Spread the love

El mundo de la música a veces puede ser un tanto injusto. Una banda con la trayectoria y talento de El otro yo se merecía un Kop Town colmado. La realidad fue que el lugar estuvo alejado de esto. De igual manera eran grandes las expectativas por ver a la banda liderada por los hermanos Cristian y María Fernanda Aldana ya que se trataba de la primera vez que El Otro Yo se presentaba en vivo en nuestro país.

Para muchos estar presente en la noche del sábado en Kop Town fue retroceder en el tiempo para rememorar aquella adolescencia que ya quedó (muy) atrás.

El Otro Yo subió al escenario de Kop Town en formato trío con Cristian Aldana en guitarra y voz junto a María Fernanda Aldana en bajo y voz, además de Ricky Rúa en batería. Recordemos que la banda es un quinteto, aunque para esta visita  tuvo dos bajas: Gabriel Guerresi en la segunda guitarra (ausente por show con Los Brujos) y Ezequiel Araujo en los teclados (ausente por enfermedad).

La escenografía no era otra cosa que un gran telón colgado con un dibujo característico de la banda. Sin muchas vueltas El Otro Yo abrió con “Alegría” como para ir contagiándose de la energía del otro desde el arranque mismo del show. El sentimiento con el que cantaba Cristian se evidenciaba cuando se golpeaba el pecho al entonar eso de “mi canto no llega”.

Quienes dudaban con entrar a poguear terminaron convenciéndose con “Cortá el pasto”, segunda canción de la noche y una de las más furibundas de “Traka traka”, el primer disco que cumple 20 años en este 2014.  De entrada a muchos se les notaba bastante emocionados al escuchar por primera vez en vivo estas canciones.

El principio del show fue arrollador donde intercalaron canciones de justamente aquél “Traka traka” y “Abrecaminos”, su tercer disco. Así iban alternando una tras otra “10.000.000”, “Caminando”, “Mañana de otoño” y “La tetona”, aquella lujuriosa canción cuyo estribillo dice “chupa, chupa, chúpame”.

A “Moquiento” le sumaron “Personas”, siendo esta la primera canción cantada enteramente por María Fernanda Aldana que sumó toda su dulzura al show. Mientras agradecía el buen trato recibido por la banda desde el fondo se escuchaba uno de los tantos “¡Te amo, Marifer!” que se repitió varias veces.

Cómo dividiendo en épocas el set list llegó el turno del cuarto disco “Colmena” con “Me harté”, aquella canción cuyo video tuvo alta rotación cuando todavía quedaban canales de música. La conjunción de voces entre Cristian y María Fernanda se notó perfecta durante este tema que sin dudas fue uno de los más celebrados de la noche.

“Desatándonos” con María Fernanda al frente no dejaba dudas sobre la preferencia por el material viejo de la banda. Y si bien estuvo lejos de llenarse el lugar, quienes estuvieron presentes en Kop Town se conectaron con la banda desde el mismo momento en que subieron al escenario. Abajo todo era canto, baile y pogo.

Fueron todas canciones viejas con excepción de “Saltar”, canción incluida en “Platón en la 5ta dimensión”, el último disco de la banda de 2012. Así se fue dando un show más que energético de El Otro Yo.

“Esta canción se la queremos dedicar a Horacio Gamexane, un gran viajero del infinito”, dijo Cristian Aldana quien recordó a Horacio Gamexane Villafañe, el guitarrista de Todos Tus Muertos y Responsables No Inscriptos fallecido en noviembre de 2011. El cantante dejó la voz en “Viajero”, un sincero homenaje a un emblema del punk argentino.

Con motivo de la gira “Alternizante/Punkizante” los temas clásicos se escuchaban uno tras otro. Tras “Morir con vos” engancharon “Virus” con María Fernanda desparramando encanto sobre el escenario.  Ella  siempre parece una eterna adolescente y te hace sentir como tal. Jeans, All star, una especie de mameluco encima y nada más. Es la chica linda del barrio que todos quieren conocer.

Luego de “Hoy aprendí” e “Inmaduro” llegó el turno de “Filadelfia”, otra canción de “Abrecaminos”.

Nadie sospechaba que se estaba acercando el final del show. Muchos quienes se identifican con el coro de “La música” se agolparon al frente para sumar sus voces a la de los hermanos Aldana que se conjugaron todas de manera perfecta en la noche del sábado.

La gente estaba muy encendida y cantando a full al momento de “No me importa morir”. De manera sorpresiva llegaba el final del show tras poco más de una hora. La banda ignoró por completo el material de grandes discos como “Fuera del tiempo” o “Espejismos”.

Cuando toda la emoción se sentía hacia la música que venía del escenario vino el final abrupto. Pedir un par de canciones parecía lo justo, incluso vi a una señorita que entre llantos lo hizo. Sin embargo, fue un intenso show donde los presentes revivieron parte de su vida con las eternas canciones de los hermanos Aldana en lo que fue la primera visita de El Otro Yo a Paraguay.

María Fernanda Aldana: “Tengo un costado medio metalero… me gusta Kuazar”.

Minutos después de finalizar el show, la bajista y cantante de El Otro Yo accedió a una entrevista con Radio Aparato donde habló de la extensa carrera de la banda, su aporte musical a la agrupación, la gira actual y su gusto por Kuazar.

-El primer show de El Otro Yo en Paraguay, ¿cómo lo viviste, María Fernanda?

La verdad que fue una locura la buena onda de la gente. Ya la otra vez los había visto cuando vine sola. Ahora los vi más enfervorizados cantando y bailando. Las expresiones de las caras no me las olvido más. Fue una noche inolvidable en este nuestro primer show en Paraguay, imaginate.

-Son 26 años de carrera. Es mucho tiempo. ¿Cómo vivís tocar durante tanto tiempo junto a tu hermano y esta banda que te representa?

Existe una sensación muy especial con respecto al tiempo porque en el horóscopo maya soy tormenta rítmica azul pero en mi onda encantada soy mago y el mago tiene el poder de la temporalidad. Entonces todo el tiempo me pasan cosas de una forma muy especial como medio suspendida en una nube. La música me hace sentir así.

-Vos aportas el lado hipnótico y del cuelgue en la parte musical de El Otro Yo. ¿El costado alternizante es tuyo, verdad?

Sí, también por el hecho de ser mujer. Está bueno poder aportarle un poco de dulzura a toda la parte punk. Siempre me gustó tocar el piano y la música clásica, eso hace que pueda meter otros ingredientes dentro de lo que es el punk. Todos estos años nos dieron la oportunidad de explorar y encontrar distintas cosas más allá de encerrarnos en un solo género musical.

-Son un trío ahora para los shows en vivo.

Estamos mutando porque tenemos a Gabriel Guerrisi en la guitarra pero volvió a tocar con su banda de adolescencia que son Los Brujos y hoy justamente tenía show, pero cuando no lo tiene viene con nosotros. Estamos como en una etapa de total desapego. No existe para nosotros esa cosa de la estrellita de rock. Ezequiel Araujo está también tocando el teclado y la guitarra, pero ahora está engripado entonces por eso salimos como trío.

-¿Cómo viene la mano con el próximo disco de El Otro Yo?

Seguimos componemos siempre, pero en lo inmediato no vamos a grabar porque estamos viajando mucho. Estamos abocados en girar y girar. Queremos conocer nuevos lugares. Ya estuvimos en casi toda América. Nos falta recorrer lugares como Europa. Queremos ir a muchos sitios más.

-Es la segunda vez que venís a Paraguay, ¿qué es lo que más te gustó de este país? No necesariamente tiene que ser música.

Me gusta mucho la guayaba… ¿la papaya es? No, la guayaba. Y me gusta mucho una banda de acá que se llama Kuazar.

-¿Kuazar?

Me encanta Kuazar. Me gusta la onda que hay en Paraguay. De acá a unos años la música de acá va a dar mucho qué hablar este país con el rock. Creo que es como un semillero que se está gestando.

¿De verdad te gusta Kuazar? Mirá que es thrash metal…

A mí me gusta mucho este estilo. Yo tengo unos temas medio heavy metal también en El Otro Yo. Tengo un costado medio metalero… me gusta Kuazar.

-Una grosa… Además Kuazar es una banda del interior del país.

Nosotros venimos de un barrio muy humilde, calles de tierra… no somos de Capital Federal, somos de Temperley.  Yo estuve dando clases de música y dibujo en villas miseria. Podemos estar en cualquier lugar, somos los mismos y respetamos a todos por igual.

-¿Podría ser una segunda vuelta de El Otro Yo?

Sí, obviamente. Ojalá que esto sea el principio para después seguir viniendo. La gente de acá es divina, te digo que no me olvido más las caras de alegría.

 

 

Comentarios