Inicio » Películas y Series » El futuro de la televisión abierta se llama ATSC 3.0, y aquí te lo explicamos
El futuro de la televisión abierta se llama ATSC 3.0, y aquí te lo explicamos

El futuro de la televisión abierta se llama ATSC 3.0, y aquí te lo explicamos

Si bien es cierto que ATSC 3.0 puede ahora sonarte como el nombre de un nuevo vehículo de Star Wars, la verdad es que se trata de una mejora importante para las antena de TV, diseñada para permitir una resolución de 4K, además de una ostensible mejora en el sonido. En realidad, el cambio podría ser tan importante como en su día lo fue la transición de emisiones analógicas a la televisión digital terrestre… con la sola excepción de que esta vez será todo mucho más fácil. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre ATSC 3.0.

Para empezar: ¿Qué es ATSC 3.0?

ATSC es la última versión de los estándares del Comité de Sistemas Avanzados de Televisión (de ahí las siglas), y define cómo exactamente se transmiten e interpretan las señales de televisión. Las señales de OTA TV actualmente usan la versión 1.0 de los estándares ATSC, los cuales se introdujeron en 1996, iniciando el cambio de la TV analógica a la digital, proceso que en EE. UU. finalizó en 2009. A diferencia del estándar actual, el ATSC 3.0 hará uso de señales por aire y banda ancha, todo para ofrecer una experiencia más cercana al cable o al satélite.

Si te estás preguntando qué pasó con ATSC 2.0, básicamente te diremos que quedó desactualizado antes de que tuviera —siquiera— la oportunidad de salir. Todos los cambios que se agregaron en ATSC 2.0 están integrados en ATSC 3.0, por lo que ahora mismo no tendría ningún sentido lanzar ATSC 2.0.

¿Y cuáles son los beneficios?

El primero es el de la calidad de la imagen. Si bien el estándar ATSC 1.0 actual se limita a 1080p, el nuevo estándar permitirá la transmisión 4K UHD. Pero no es todo. Otras actualizaciones de calidad de imagen, incluido el Alto Rango Dinámico (HDR), la amplia gama de colores (WCG) y la alta velocidad de cuadros (HFR) son parte también de la nueva disposición. El estándar también permitirá posibles extensiones más adelante, lo que podría brindar beneficios adicionales de calidad.

futuro de la transmisión de TV

ATSC 3.0 también incluye beneficios de recepción, lo que significa que podrás recibir más canales de mayor calidad sin la necesidad de contar con una antena más grande. También aumenta la calidad del audio, utilizando Dolby AC-4 en lugar de AC-3. Además de estas mejoras, ATSC 3.0 también permitirá ver tu televisión en dispositivos móviles como teléfonos y tabletas, así como en automóviles. Las alertas de emergencia avanzadas también forman parte de este estándar, incluida una mejor orientación geográfica, que traerá avances como la capacidad de informar sobre rutas de evacuación a las áreas que necesitan esa información.

¿Y los inconvenientes?

ATSC 3.0 no es compatible con ATSC 1.0, lo que significa que si tu televisor no incluye un sintonizador ATSC 3.0, necesitarás un convertidor externo para hacer uso de esas señales. Afortunadamente, debido a la forma en que funciona el nuevo estándar, solo necesitarás un convertidor, sin importar cuántos dispositivos estés viendo, lo que significa que no será tan complicado como lo fue con el cambio de analógico a digital.

Otra posible desventaja, según cómo se mire, es que la misma segmentación geográfica que permite alertas de emergencia avanzadas también se podrá usar para una publicidad orientada. Esto significa que los anuncios que verás en la televisión comenzarán a parecerse más a lo que ves actualmente online.

¿Cómo funciona?

Como se mencionó anteriormente, ATSC 3.0 combina las señales de transmisión OTA con tu Internet doméstico. En el nivel base, la programación actual —como espectáculos y películas— se transmitirán y recibirán por aire, mientras que los comerciales se ofrecerán a través de Internet. Se admitirán tres formatos de video diferentes: Legacy HD, que admite resoluciones de hasta 720 × 480; HD entrelazado, que admite señales de hasta 1080i; y Progressive Video, que admite resoluciones de 1080p hasta 4K UHD.

Un sintonizador ATSC 3.0 tendrá dos conexiones: una para tu antena, y otra a tu router Wi-Fi, ya sea a través de Wi-Fi o Ethernet. El beneficio aquí es que solo necesitarás una antena, ya que otros decodificadores, televisores inteligentes y dispositivos móviles de tu hogar recibirán las señales de TV a través del Wi-Fi.

¿Voy a necesitar un nuevo televisor?

La respuesta corta es no. Como se explicó anteriormente, si tu televisor no es compatible con ATSC 3.0, podrás usar una caja convertidora externa. Eso es si quieres recibir señales ATSC 3.0. Esta vez, es algo que estará a tu elección.

futuro de la transmisión de TV

El cambio del video analógico NTSC al video digital ATSC fue obligatorio, con un plan para una conmutación completa y una fecha límite para ese cambio. Cuando la FCC aprobó el ATSC 3.0, lo hizo de una manera que permite a las estaciones transmitir en el nuevo formato de forma voluntaria. Este no es un cambio obligatorio. Además, las estaciones que transmiten voluntariamente en ATSC 3.0 deben continuar ofreciendo señales ATSC 1.0 durante —al menos— cinco años más.

Dicho esto, los televisores más nuevos y que incluyen sintonizadores ATSC 3.0 podrán beneficiarse del nuevo estándar por defecto. Si tu televisor actual no es compatible con 4K o HDR, tendrás que actualizarlo para ver esa programación.

También está la cuestión del futuro. A diferencia de ATSC 1.0, la nueva versión permite extensiones. En adelante, esto podría ser el soporte para formatos de video de resolución aún mayor, como 8K, u otras mejoras de audio o video que puedan surgir en los próximos años.

¿Cuándo podemos esperar que llegue?

Varias estaciones de televisión han estado llevando a cabo transmisiones de prueba de ATSC 3.0 desde 2014, pero esto ha sido antes de que el estándar estuviera completamente terminado. Se espera que la implementación voluntaria de este estándar comience en 2019, pero es probable que pase todavía un tiempo más antes de que sea “lo más común”.

¿Hay alguien que ya esté transmitiendo en ATSC 3.0?

En los EE.UU., las pruebas comenzaron a implementarse utilizando la versión finalizada del estándar. En noviembre de 2017, se concedió a la Asociación Nacional de Locutores una licencia para comenzar a operar un “laboratorio viviente” en Cleveland, transmitiendo ATSC 3.0 con toda su potencia. Del mismo modo, siete emisoras se están preparando para lanzar un “modelo de mercado” en Phoenix.

Fuera de EE.UU., el estándar ATSC 3.0 ya está siendo adoptado. Las tres principales cadenas locales en Corea del Sur, MBC, KBS y SBS, comenzaron a transmitir ATSC 3.0 en mayo de 2017. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Corea del Sur se emitieron también utilizando ATSC 3.0.

Entonces, ¿cuándo podré usarlo?

Como ya dijimos, el despliegue voluntario comenzó  a principios de 2019. Los televisores, DVR y cajas convertidoras con soporte para ATSC 3.0 comenzarán a salir entonces al mercado, y es probable que los primeros usuarios comiencen a ver las señales ATSC 3.0 recién en 2020. Para el resto, podría pasar aún más tiempo.

En cuanto al cambio “por completo” del estándar, tendrá que pasar todavía más tiempo. Al no tratarse de un cambio obligatorio, los organismos de radiodifusión pueden seguir utilizando ATSC 1.0 durante el tiempo que deseen. Además, con el período obligatorio de cinco años más de ATSC 1.0 al que están obligadas las estaciones, una que comience a utilizar ATSC 3.0 en 2018 no podría abandonar por completo el ATSC 1.0 sino hasta 2023.

Además, siempre existe la posibilidad de que surja algo más que reemplace al ATSC 3.0 antes de que se extienda por completo. Esto ha sucedido antes: te habrás dado cuenta de que no hemos hablado aquí del ATSC 2.0, reemplazado por ATSC 3.0 incluso antes de que tuviera la posibilidad de finalizarse, ya que quedó obsoleto muy rápidamente.

La adopción de ATSC 3.0 probablemente será lenta. En rigor, puede que no tengas que preocuparte por el ATSC 3.0 por unos cuantos años más.

*Artículo actualizado 15 de abril de 2019 por María Teresa Lopes.

Recomendaciones del editor







Comentarios